Psiko: Psicologia online

Ansiedad generalizada

Ansiedad generalizada

Normalmente, al hablar de ansiedad generalizada, nos solemos referir a un trastorno psicológico específico, llamado Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG). Este trastorno consiste en una excesiva preocupación que produce síntomas como fatiga o angustia ante uno o varios hechos o eventos específicos, pero que puede producirse por casi cualquier situación de vida.

La preocupación excesiva es relativa a la aparición de acontecimientos catastróficos o muy dañinos para la persona o su entorno.

Síntomas del Trastorno de Ansiedad Generalizada

Los síntomas físicos más comunes en el TAG son:

  • Dolores de cabeza
  • Dolores musculares
  • Alteración del apetito
  • Alteración del sueño

Pero existen una serie de síntomas psicológicos que se dan de una forma muy contundente:

  • Fatiga
  • Irritabilidad
  • Tensión constante
  • Dificultades de concentración
  • Alteración de la importancia de las preocupaciones de la vida

Diferencia entre ansiedad generalizada y ansiedad

Aunque la línea que separa ambos fenómenos no es del todo precisa, especialmente dependiendo de la fuente o de los profesionales a los que se consulten, sí que podemos hablar de la ansiedad en términos de una respuesta desadaptativa, que tiene unas causas, que generan unos síntomas específicos y que afectan considerablemente a la vida cotidiana, y podemos diferenciarla del Trastorno de Ansiedad Generalizada, especialmente en alguno de sus síntomas.

Una diferencia del TAG con respecto a la ansiedad que puede desarrollarse en algunos momentos de la vida reside en la excesiva preocupación por acontecimientos vitales que no preocuparían tanto o de esta forma en el caso de padecer episodios de ansiedad causados, por ejemplo, por un cúmulo de dificultades en el ámbito laboral y familiar.

La preocupación por acontecimientos, hechos o eventos que habitualmente no nos producen dicha preocupación parece manifestarse en el TAG de una forma más intensa de lo que habitualmente puede manifestarse en los episodios de ansiedad.

Tratamiento del trastorno de ansiedad generalizada

La fórmula más frecuente para el tratamiento del TAG suele ser el combinado, aunque en muchas ocasiones el tratamiento psicológico, por sí solo, puede ser suficiente.

El tratamiento psicológico puede evocar cambios en el funcionamiento cognitivo y conductual a través de diferentes técnicas terapéuticas. Dependiendo del grado de afectación, la sintomatología, de las variables personales, las técnicas serán adaptadas de una forma u otra para que se evoquen los ya mencionados cambios de vida. Dichos cambios suelen implicar el que los síntomas del TAG se reduzcan en intensidad y frecuencia.

¿Quieres conectar con tu psicólogo o psicóloga?

Quizás te interese...