Psiko: Psicologia online

Autoestima

Autoestima

La autoestima es el concepto que tenemos de nuestra propia valía. Se compone de toda una serie de experiencias, emociones y pensamientos que hemos ido configurando a lo largo de nuestra vida. Afecta a todos los ámbitos de nuestra vida, llegando a determinar nuestro bienestar psicológico.

Una autoestima bien ajustada nos permite afrontar los retos que depara el día a día con más garantías de éxito. Es muy importante analizar nuestra autoestima, ver cómo se podría mejorar y pedir ayuda cuando sea necesario.

Autoconcepto y autoimagen

Estos conceptos están estrechamente relacionados con la autoestima. De hecho, la autoestima se conforma principalmente en base a estos dos conceptos:

  • Autoconcepto: si tuviéramos que definirlo en forma de pregunta, esa pregunta sería “qué pienso de mí”. Esta pregunta se puede dar de muchas formas y en muchos ámbitos. La percepción de capacidad o competencia en el trabajo sería un ejemplo de autoconcepto.
  • Autoimagen: en cambio, la autoimagen tiene que ver con “cómo percibo mi imagen”. La autoimagen está relacionada principalmente con conceptos como el de belleza, y al ser este un concepto muy subjetivo, no existen percepciones de nuestra imagen que estén normalizados o sean universales.

Autoestima baja

En general, la identificación de una baja autoestima suele ser sencilla para la persona. Entre otras cosas, porque los signos de una autoestima baja son fáciles de identificar. Estos son algunos de esos signos:

  • Comparación con otras personas: en dicha comparación la persona que se compara suele “salir perdiendo”, por lo que la comparación en sí refuerza los sentimientos de inferioridad propios de la baja autoestima.
  • Miedo al fracaso: aunque es un miedo que puede y a menudo está presente en la mayoría de personas, cuando se tiene una autoestima baja, ese miedo al fracaso puede ser incluso incapacitante.
  • Miedo al “que dirán”: al igual que sucede en el caso anterior, muchas son las personas a las que les afecta en mayor o menor medida la imagen que la gente se cree de ellas, pero cuando esta preocupación se da de una forma exagerada y ocupa gran parte de nuestros pensamientos, seguramente tengamos que plantearnos que existe alguna dificultad o problema de autoestima.
  • Excesivo control: como consecuencia de estos miedos, las personas con baja autoestima suelen evitar situaciones en las que no existe mucho control, evitando situaciones que le puedan generar malestar.

Cómo mejorar la autoestima o tratamiento

La mejora de la autoestima pasa, en primer lugar, por evaluar nuestra circunstancia de forma global, analizando cada área de nuestra vida, para determinar qué consideramos que nos causa malestar. Tras ese análisis, suele ser más fácil identificar cuáles son las decisiones que habría que tomar para mejorar la autoestima.

Repetirnos o que nos repitan “tienes que quererte más” no suele ser suficiente para mejorar la autoestima. De hecho, a menudo no sabemos muy bien cómo hacer eso de “queremos más”, por lo que en muchas ocasiones es recomendable acudir a un psicólogo o psicóloga, porque este profesional ayudará a identificar los factores de esa baja autoestima y evocará los cambios necesarios para ir cambiando esa percepción que la persona pueda tener de sí misma.

¿Quieres conectar con tu psicólogo o psicóloga?

Quizás te interese...