Psiko: Psicologia online

Insomnio

Insomnio

La calidad del sueño, junto a los hábitos alimenticios, son dos de los más claros indicadores de la salud psicológica de cada persona. Aunque vivamos en una sociedad donde existen exigencias, demandas, prisas e inmediatez, los trastornos del sueño, tales como el insomnio, pueden provocar muchos desequilibrios emocionales en el día a día.

Es de vital importancia prevenir los problemas de insomnio a través de hábitos y estilos de vida que promuevan un descanso adecuado, así como poner remedio cuando el insomnio ya está causando malestar en nuestras vidas.

Causas del insomnio

El insomnio viene causado por múltiples causas. Estas son algunas de las más frecuentes:

  • Estrés o ansiedad: Ya sabemos que el estrés o la ansiedad producen alteraciones a todos los niveles. Los trastornos del sueño son una de las manifestaciones más evidentes de este tipo de cuadros.
  • Actividad laboral/académica: La mala gestión de las rutinas, especialmente en el ámbito laboral o académico, sumado a excesivas preocupaciones fruto de la propia actividad académica o profesional pueden ocasionar insomnio.
  • Falta de rutinas y horarios: El no tener una rutina marcada para nuestro día a día puede producir todo tipo de alteraciones del sueño, entre las cuales se encuentra el insomnio.
  • Malos hábitos alimenticios: Aunque parezca que sea algo poco relacionado con el insomnio, lo cierto es que la ingesta inadecuada, especialmente antes de dormir, condiciona mucho la calidad del sueño, pudiendo llegar a producir insomnio.

Insomnio y obesidad

El insomnio es un factor que predispone a padecer obesidad. Parece ser que dormir poco afecta al ritmo cardíaco y al metabolismo, y estos tienen una relación directa con la aparición de obesidad. Por lo tanto, la salud en nuestro sueño puede llegar a tener consecuencias que, a nivel general, son poco conocidas.

También es sabido que las repercusiones psicológicas del insomnio también están relacionadas con la obesidad. Los trastornos que puede generar un sueño irregular o insuficiente pueden condicionar nuestras actividades físicas y nuestro estilo alimentario.

Tipos de insomnio

Existen dos clasificaciones de tipos de insomnios. La primera viene dada por la duración del padecimiento del insomnio, es decir, del tiempo en el que una persona esté teniendo insomnio. Atendiendo a esta clasificación, podemos distinguir entre:

  • Insomnio crónico: Aquel que perdura en el tiempo más allá de los tres meses. Aunque hay profesionales que consideran que el tiempo en el que el insomnio se torna crónico es superior a tres meses.
  • Insomnio de corta duración: Aquellos casos en los que el insomnio se da de forma puntual o continuada en el tiempo, pero menos de tres meses.

La segunda clasificación tiene en cuenta el momento en el que la persona no puede conciliar el sueño. Atendiendo esta clasificación, los tipos de insomnio son:

  • Insomnio predormicional: Dificultad para dormir en el inicio del sueño.
  • Insomnio interdormicional: Dificultad para dormir en mitad del sueño (despertares en mitad de la noche, por ejemplo).
  • Insomnio postdormicional: Despertar sin posibilidad de volver a conciliar el sueño antes de lo que planeado o esperado.

Tratamiento del insomnio

Ante la típica pregunta de ¿cómo combatir el insomnio? La respuesta es: dependiendo del origen del insomnio. La Psicología se vale de herramientas muy eficaces para ayudar a las personas a conciliar mejor el sueño. Las técnicas de relajación pueden ser útiles para algunos casos. En otros casos, realizar un cambio de estilo de vida y tomar ciertas decisiones al respecto de la misma, suelen ser útiles ya que pueden llegar a reducir el estrés o la ansiedad que la persona pueda estar padeciendo.

En cualquier caso, la psicoterapia es muy recomendable para cambiar nuestro sueño y ganar en calidad de vida.

¿Quieres conectar con tu psicólogo o psicóloga?

Quizás te interese...