Psiko: Psicologia online

Obesidad

Obesidad

Es un trastorno con carácter crónico que requiere un tratamiento a largo plazo. Suele ser confundida con el sobrepeso, pero es necesario puntualizar que la obesidad se define como una acumulación excesiva de tejido adiposo en el conjunto del cuerpo. Además, la obesidad puede ser el resultado de un conjunto de hábitos adoptados en circunstancias de malestar emocional, como comer más de lo habitual, llevar a cabo una alimentación poco saludable o tener un estilo de vida sedentario.

Causas de la obesidad

Generalmente, las causas de la obesidad son muy variadas, pero las más frecuentes y comunes son las siguientes:

  • Alimentación no saludable
  • Estilo de vida sedentario
  • Consumo de sustancias tóxicas
  • Enfermedades que disminuyen la actividad física

Además de estas causas, existen factores que predisponen a que una persona sea obesa. Unos de estos factores es el factor socioeconómico, ya que un nivel socioeconómico bajo seguramente derive en una falta de recursos para poder llevar a cabo una vida saludable con una alimentación sana. El estrés es otro de los grandes factores que pueden provocar obesidad. La ingesta de comida de forma impulsiva, por ejemplo, puede darse con mucha más frecuencia ante situaciones de estrés. Incluso el vivir cambios bruscos y repentinos en nuestra vida cotidiana puede llevarnos a tener obesidad. La situación de pandemia mundial a causa del COVID-19 ha hecho que muchas personas cambien de vida de forma drástica, limitando su movilidad y alterando sus rutinas, y esos cambios han supuesto, en algunos casos, cambios en la alimentación, pero también en variables psicológicas como la motivación.

Consecuencias de la obesidad

La obesidad puede generar innumerables consecuencias para la salud física y psicológica. Estas son algunas de las consecuencias físicas de la ansiedad más frecuentes:

  • Diabetes
  • Hipertensión
  • Riesgo de accidente cerebrovascular
  • Apnea del sueño
  • Problemas respiratorios
  • Problemas en el ciclo menstrual
  • Problemas óseos
  • Riesgo de ataques al corazón
  • Problemas de hígado

Con respecto a las consecuencias psicológicas, las personas con obesidad pueden ver muy mermada su autoestima. En tanto que la autoimagen puede variar y adquirir esta un valor negativo, la autoestima se verá afectada en muchos casos de obesidad. Además, debido a esta baja autoestima, se pueden, a su vez, dar dificultades en la sociabilidad, o incluso pueden llegar a darse trastornos del estado de ánimo.

Tipos de obesidad

En la actualidad existen varias clasificaciones de la ansiedad en base diferentes variables. Para la mejor comprensión de la obesidad, recurriremos a la clasificación de los tipos de obesidad basada en el origen de la misma. De esta forma, se los tipos de obesidad que se suelen presentar son los siguientes:

  • Obesidad por causas genéticas
  • Obesidad relacionada con los hábitos alimenticios
  • Obesidad por problemas de saciedad
  • Obesidad debido a fallos en la quema de calorías
  • Obesidad emocional o psicológica (en casos como depresión o cuadros de ansiedad)
  • Obesidad por enfermedades endocrinas (como el hipotiroidismo)
  • Obesidad producida por ingesta de medicamentos

Obesidad infantil

Especial mención merece la obesidad infantil, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI”. El exceso de grasa corporal en niños está aumentando vertiginosamente, en número de casos, en todo el mundo.

Así como en adultos, la obesidad puede deberse a múltiples causas, la causa más frecuente, con diferencia, en el caso de la obesidad infantil, es la mala alimentación.

Obesidad mórbida

La obesidad mórbida es el tipo de obesidad también conocida como grave, o de grado 3 (la obesidad de grado 1 y 2 se consideran de riesgo moderado, y el grado 3 corresponde al riesgo alto). Lo que delimita otro tipo de obesidad de la obesidad mórbida reside en índice de masa corporal o IMC. Cuando este indicador es igual o superior a 40, hablaríamos de obesidad mórbida.

Existen muchas enfermedades y complicaciones que se pueden derivar de este tipo de obesidad, como diabetes, depresión, problemas cardiovasculares, hipertensión, largo etcétera.

A pesar de ser esta una obesidad con muchos riesgos, la obesidad extrema o de grado 4, es la que entraña un mayor riesgo para la vida de las personas, pues hablaríamos de un riesgo extremo o directamente de una obesidad extrema.

Cómo prevenir la obesidad

La obesidad, en la mayoría de los casos, se puede prevenir. La alimentación y la actividad física son los dos ejes centrales de una buena prevención de padecer obesidad. Llevar a cabo una buena alimentación no siempre es sencillo, ya que variables como el ritmo de vida suelen jugar un papel muy importante en nuestros hábitos alimenticios. De igual forma, muchas personas no saben cómo llevar a cabo actividades físicas acordes con su edad o circunstancia de vida.

Por ello, ante la dificultad de llevar a cabo un estilo de vida saludable y una posible pérdida de motivación por ello, siempre es recomendable acudir a los profesionales adecuados y que la situación no se agrave.

Tratamiento de la obesidad

En el plano psicológico, algunos centros están llevando a cabo intervenciones que conforman lo que algunos autores denominan “Psicología de la Obesidad”. Estas técnicas de intervención están fundamentadas en la innegable necesidad de tratar las variables psicológicas implicadas en la obesidad.

Algunas de estas variables psicológicas tienen que ver con las posibles alteraciones del comportamiento que repercuten a la alimentación o al estilo de vida, la ya mencionada baja autoestima o la distorsión de la imagen corporal.

¿Quieres conectar con tu psicólogo o psicóloga?

Quizás te interese...