Psiko: Psicologia online

Celos

Celos

Muchos autores hablan de los celos como una experiencia emocional desagradable y desadaptativa. Sin embargo, hay otros que van más allá y no hablan de los celos como una experiencia emocional o como una emoción en sí, sino como la vivencia de un conjunto de emociones, que pueden no ser las mismas y darse de la misma forma en una persona que en otra.

Los celos se dan en el contexto de algún tipo de vinculación emocional y, aunque normalmente se atribuyen al ámbito de la pareja, lo cierto es que los celos pueden darse en cualquier tipo de interacción humana en la que exista un vínculo afectivo.

Cuando una persona siente celos, puede llegar a vivir varias emociones a lo largo de poco tiempo (ira, vergüenza, tristeza…) pero todo apunta a que el miedo es una emoción que suele estar presente en todos los casos de celos.

Síntomas de los celos

Existe una amplia gama de síntomas asociados al fenómeno de los celos. A continuación se realiza un repaso de los más frecuentes:

  • Conductas inadecuadas con las personas del entorno de la pareja (en el caso de que hablemos de celos en la pareja) o de la persona con la que se tenga el vínculo afectivo.
  • Conductas de control, supervisión y posesión de la otra persona (revisión del móvil, insistencia en saber con exactitud qué está haciendo la otra persona y con quién, tratar de prohibir a la otra persona realizar actividades con otras personas…).
  • Desarrollo de trastornos de ansiedad o desarrollo de trastornos del estado de ánimo, como depresión.
  • Pensamientos distorsionados, automáticos e intrusivos acerca de una posible infidelidad o una posible ruptura del vínculo afectivo debido a una tercera persona.
  • Interpretación distorsionada de la realidad en lo que respecta a las relaciones de la otra persona con su entorno, tendiendo a la interpretación de infidelidad o traición en muchas conductas de la otra persona.
  • Hipervigilancia cuando la otra persona decide realizar cualquier plan con alguien.

Causas de los celos

Normalmente los celos se atribuyen a variables relacionadas con las inseguridades. Pero es preciso indicar que las inseguridades de las que hablamos en los celos, a menudo se focalizan no en quien siente celos, sino en la persona con la que se vincula. Es decir, a veces se tiende a explicar la experiencia de los celos como la “falta de confianza en la otra persona”, y esto no solo es un error, sino que además lanza un mensaje bastante peligroso, el de que la otra persona, dependiendo de lo que haga, “causará” celos o no.

Por ello, es necesario puntualizar en que las inseguridades y miedos de quien siente los celos, normalmente los siente hacia él mismo o ella misma, aunque estas inseguridades las proyecte en otra u otras personas.

La baja autoestima es una variable muy relacionada con la aparición de episodios celotípicos más o menos frecuentes. Los celos no son un fenómeno estable, que se den siempre de la misma forma a lo largo de la vida, y todo parece indicar que su aparición y sus manifestaciones guardan una estrecha relación con cómo nos encontremos con nosotros mismos, la percepción que tengamos de nosotros y, por ende, cómo está nuestra autoestima.

Consecuencias de los celos

Los celos pueden tener graves consecuencias para nuestra salud psicológica. Desde la aparición de ansiedad o depresión, pasando por episodios de pérdida de control de impulsos, hasta toda una serie de cambios relativos a la funcionalidad en el día a día (disminución de la motivación por realizar actividades, pérdida de capacidad de concentración, irritabilidad, sensación de tensión constante…).

Además de estas consecuencias, existen otras consecuencias a nivel simbólico que se pueden llegar a traducir en el refuerzo de la idea de los celos como “prueba” de amor en el caso de las relaciones de pareja.

Tratamiento de los celos

En el caso de los celos, acudir al psicólogo suele ser muy útil, porque a través de los diálogos socráticos que se establecen en las consultas de psicología, la persona que sufre estos celos suele tomar consciencia acerca de su situación y dicha toma de consciencia ayuda a percibir dicha situación como una situación sobre la que hay que poner algún remedio.

Además, el psicólogo o psicóloga será quien mejor ayude a la persona a la mejora de su autoestima, analizando todas las variables del caso, para evocar cambios que supongan dicha mejora.

En la consulta se analizarán todas las variables a nivele cognitivo, conductual y emocional de la persona que estén relacionados con la aparición de celos, con el fin de facilitar herramientas para gestionar determinadas situaciones de una forma diferente.

¿Quieres conectar con tu psicólogo o psicóloga?