Psiko: Psicologia online

Problemas de pareja

Problemas de pareja

La relación de pareja es algo que se ha de cuidar, día a día, para que tanto la propia pareja como entidad, como cada uno de los individuos que la componen, vayan evolucionando y creciendo de forma sana.

Sin embargo, en este camino pueden aparecer y a menudo aparecen dificultades, obstáculos o problemas. Algunas veces estos problemas pueden solventarse tomando decisiones en un momento determinado, pero en otras muchas ocasiones, si existe alguna dificultad que se enquista, lo recomendable es acudir a un profesional de la psicología.

¿Cuáles son los problemas de pareja más frecuentes?

Los problemas de pareja más comunes para una terapia, tienen que ver con las siguientes situaciones:

  • Infidelidad: aquellas situaciones en las que uno de los miembros de la pareja rompe algún acuerdo establecido (o en algunas ocasiones presupuesto) que ambos miembros fijaron. Normalmente esto supone la vinculación erótica o emocional con otra persona diferente a la pareja sentimental.
  • Celos: los celos son un conjunto de emociones que se pueden vivir y manifestar de muchas formas diferentes pero que, en general, tienen en común la emoción del miedo. Los celos, debido a muchas variables culturales, suelen suponer un problema o acarrean serias dificultades en la pareja, llegándose a producir en algunos casos, conductas de posesión por parte de uno de los miembros de la pareja, o de ambos. Estos se manifiestan en forma de activación emocional ante la vivencia de una amenaza relativa a que la pareja sentimental de la persona pueda vincularse con otra diferente, tanto sentimental como eróticamente.
  • Problemas de comunicación: en algunas ocasiones, las parejas discuten más de lo normal o esperable, no tanto por posibles discrepancias que puedan surgir en la convivencia, sino en cómo expresan y gestionan esas discrepancias. A menudo, nos encontramos con parejas que tienen unas discrepancias susceptibles de ser bien gestionadas en pareja, que suelen derivar en conflicto por una falta de comunicación o una comunicación inadecuada en pareja.
  • Dificultades eróticas / sexuales: son un conjunto de dificultades que tienen que ver con el funcionamiento de la persona en el ámbito erótico. Normalmente tienen que ver con el funcionamiento de los genitales y con el deseo sexual o erótico.
  • Falta de deseo: el deseo sexual supone la fase previa a la excitación, por lo que es de vital importancia tener un deseo adecuado a la situación erótica que las parejas estén viviendo. En ocasiones, este deseo puede verse afectado por muchas variables y puede crear incluso una evitación de las relaciones sexuales por uno o ambos miembros de la pareja.
  • Gestión íntima de la pareja con hijos: una vida sexual plena y la crianza de los hijos, en muchas ocasiones, es algo difícil de gestionar. Sin embargo, es posible llegar a un equilibrio, no descuidando la crianza y educación de los hijos, sin tampoco descuidar la vida íntima de la pareja, que es algo que en muchas ocasiones suele suceder.
  • Límites y gestión con la familia política: es una habitual fuente de conflicto en las parejas el lidiar con situaciones que implican a la familia política (suegros/as, cuñados/as…). Fijar o tratar de fijar límites al respecto puede ser un ejercicio de un considerable desgaste emocional.
  • Monotonía: incluso habiendo comunicación, mucha confianza, compromiso e intimidad, si se cae en la rutina en pareja es bastante probable que variables como el deseo sexual se vean afectadas, suponiendo un problema o una dificultad para la pareja. A veces, incluso cuando se identifica que existe monotonía, es difícil plantear cambios en la vida.
  • Dependencia emocional: consiste en la necesidad exagerada de estar vinculado a otra persona. Dicha necesidad se refleja de muchas formas diferentes en la vida, como por ejemplo con la aparición de celos, o dejando de hacer cosas que nos gustan o nos llenan para pasar más tiempo con la otra persona, a pesar de que sea perfectamente compatible realizar actividades individuales y en pareja. También suele producir cierto o un total aislamiento del resto del entorno diferentes a la pareja sentimental. También se suele dar la llamada co-dependencia emocional o dependencia emocional bidireccional, que consiste en que esta necesidad se da en ambos miembros de la pareja.

¿Quieres conectar con tu psicólogo o psicóloga?

Quizás te interese...