Psiko: Psicologia online

Perfeccionismo

Perfeccionismo

El perfeccionismo consiste en una actitud de vida que se sostiene a través de las ideas y creencias de que se puede alcanzar la perfección en aquello que hagamos. La perfección es un complejo concepto que, en muchas ocasiones, puede y de hecho genera sufrimiento en las personas.

La perfección no es un concepto que significa lo mismo para todo el mundo, y cada persona suele generar su propia idea de la perfección en aquello que hace. Sin embargo, los seres humanos somos, por naturaleza, imperfectos. Los errores, fallos, malentendidos, procesos inacabados, desequilibrios, largo etc. son muy humanos y forman parte de la vida.

Además, las personas que tienden a ser perfeccionistas evalúan su validez basándose únicamente en la perfección, no atendiendo a otras cosas importantes en la vida a través de las cuales las personas podemos sentirnos realizadas o podemos desarrollar vínculos emocionales sanos.

El perfeccionismo normalmente tiene unas causas y es muy importante conocer dichas causas para poder poner remedio ante esta actitud, al no ser esta adaptativa y generar mucho malestar.

Causas del perfeccionismo

Muchos autores sostienen que muchas vivencias enmarcadas en la etapa infantil determinan algunos comportamientos ya en la etapa adulta. Parece que el perfeccionismo tiene en las causas identificables algo de lo que estos autores dicen. Y es que, sin ir más lejos, que alguien haya sido sometido a mucha presión y exigencia por parte de sus padres, puede desencadenar un perfeccionismo en la vida adulta.

Otra posible causa reside en el aprendizaje social. Este tipo de aprendizaje sucede a través de un proceso de observación e interiorización de conductas de gente de nuestro alrededor. En el caso del perfeccionismo, es más probable que este se de en personas que han tenido padres, hermanos mayores o figuras de referencia que también han sido o son perfeccionistas.

El abandono, ya sea un abandono real o sentido, especialmente si se ha dado en la infancia, es también otra de las posibles causas que tiene que ver con que las personas puedan desarrollar actitudes y conductas de perfeccionismo.

También existe relación entre el haber sufrido abusos físicos o psicológicos en la infancia y la aparición del perfeccionismo en la vida adulta. Esto sucede a modo de mecanismo de defensa, compensatorio por tratar de llevar una vida lo más controlada y “perfecta” posible ante hechos vividos muy difíciles de procesar y aceptar.

Por último, una baja autoestima eleva la probabilidad de ser perfeccionista. Las inseguridades propias de tener una baja autoestima también pueden generar este tipo de mecanismos compensatorios en forma de conductas que buscan la perfección.

Perfeccionismo y ansiedad

El perfeccionismo y la ansiedad son dos conceptos “inseparables”. Existen muchas explicaciones a través de las cuales se puede observar dicha relación entre ambos fenómenos. Seguramente, una de las más plausibles y simples sea la de que, tal como se ha dicho, es imposible llegar a la perfección en todos los ámbitos de nuestra vida (si es que es posible llegar a ella en alguno). En tanto que no es posible dicha perfección, cada vez que se experimenta la sensación de no haber llegado a ella se genera frustración, que a su vez es una frecuente fuente de ansiedad.

Perfeccionismo y TOC

El perfeccionismo no tiene por qué estar vinculado siempre al Trastorno Obsesivo-Compulsivo, pero cuando este perfeccionismo aparece de una forma crónica, excesivamente repetida y observada en todos los ámbitos de la vida, sí que es probable que nos encontremos ante uno de los rasgos del llamado Trastorno de la Personalidad Obsesivo Compulsivo.

Tratamiento del perfeccionismo

Sea cual sea el nivel de perfeccionismo que una persona tenga en su vida, la psicoterapia es la solución más eficaz para generar cambios que desemboquen en la reducción del perfeccionismo y, por ende, de las consecuencias del mismo.

A través de la terapia psicológica, se pueden identificar conductas que se dan por inercia o de forma inconsciente y tratar de corregirlas. También es posible paliar efectos producidos por el propio perfeccionismo, tales como la ansiedad, de forma específica.

¿Quieres conectar con tu psicólogo o psicóloga?

Quizás te interese...