Psiko: Psicologia online

Fobias

Fobias

Una fobia se considera un trastorno de la ansiedad que consiste en un intenso miedo irracional ante la aparición de un estímulo o conjunto de estímulos determinado. Normalmente ese estímulo o estímulos no evocan o no tienen por qué evocar miedo.

¿Qué es una fobia?

Las personas con algún tipo de fobia pueden tener los siguientes síntomas:

  • Sudoración
  • Temblores
  • Taquicardia
  • Sensación de ahogo
  • Parálisis

Además, en la situación de aparición del estímulo, existe una tendencia a tratar de huir de dicha situación.

Fobias y miedos

El miedo es una emoción que forma parte de nuestra condición humana, y que también forma parte del reino animal, siendo una de las respuestas más adaptativas, y que han contribuido a la preservación de las especies que a día de hoy siguen existiendo.

Tener miedo y tener una fobia no son respuestas similares, aunque pueden llegar a confundirse. El miedo, aun siendo una emoción muy adaptativa, no se vive de forma agradable, pero ayuda a que realicemos aprendizajes que, normalmente, se traducen en la evitación de estímulos que pueden ser peligrosos.

Sin embargo, las fobias no se dan ante estímulos peligrosos, y además no existe ese aprendizaje que resulta beneficioso para nuestra integridad y seguridad. De hecho, se refuerzan aprendizajes que suelen ir en el deterioro de nuestra salud, especialmente de nuestra salud mental.

Tipos de fobias

Ni siquiera se ha podido llegar a determinar cuántas fobias existen, ya que los estímulos susceptibles de causar fobias son tantos como podamos imaginar. Sin embargo, las fobias sí que se pueden agrupar o clasificar, según el tipo de estímulo fóbico:

  • Animales: Son una de las fobias de las más comunes. El estímulo es muy fácilmente identificable (perro, gato, paloma, araña…). A veces la fobia puede ser muy específica (fobia a los pastores alemanes) o puede generalizarse a estímulos fóbicos que guarden similitud con el estímulo fóbico inicial (todos los perros, pero también gatos…).
  • Situaciones ambientales o climatológicas: La fobia a la tormentas o brontofobia es una de las más habituales en este tipo de fobias.
  • Fobia a la exposición social: consiste en el miedo irracional a tener que exponernos de algún modo delante de una o varias personas. Una muy común es la fobia a las exposiciones orales.
  • Claustrofobia o fobia a lugares cerrados.
  • Otras fobias: Disfraces o vestimentas determinadas, lugares con algún motivo estético determinado, etc.

A la hora de trabajar con las fobias, además de esta clasificación, se tendrá en cuenta si se trata de fobias simples o complejas. Las fobias simples son aquellas cuyos estímulos fóbicos son no solo fáciles de identificar, sino que podemos elegir su aparición o no, o podemos tener cierto control a la hora de exponernos a ellos. Sin embargo, las fobias complejas son aquellas cuyos estímulos fóbicos no pueden ser confrontados a voluntad, por no contar con mucho control sobre su aparición (como en el caso de la fobia a las tormentas).

Fobias más comunes

  • Agorafobia: Consiste en el miedo a estar en espacios con gente, como multitudes.
  • Claustrofobia: Miedo a estar en un espacio cerrado.
  • Aerofobia: Miedo a volar en avión.
  • Glosofobia: Miedo a realizar exposiciones o intervenciones en público.
  • Hemofobia: Miedo a la sangre
  • Aracnofobia: Miedo a las arañas
  • Cinofobia: Miedo a los perros

Fobia Social

También conocida como trastorno de ansiedad social, la fobia social es un trastorno psicológico que implica un miedo irracional a situaciones y contextos en los que existen variables de interacción humanas. Por ejemplo, conversaciones informales, aunque también contextos formales como exposiciones académicas o laborales.

Este trastorno se suele presentar en la adolescencia, y lo habitual es que el propio proceso de maduración palie los síntomas hasta que se llega a superar esta fobia. Sin embargo, no siempre es así, y a veces este trastorno puede continuar en la adolescencia. En estos casos es muy recomendable ponerse en manos de un profesional de la psicología.

Los síntomas más comunes de la fobia social son:

  • Miedo al juicio o la evaluación de los demás
  • Evitación de situaciones sociales
  • Miedo a la crítica
  • Todo tipo de síntomas físicos o somáticos, tales como nauseas, sudoración, temblores o aumento del ritmo cardiaco
  • Crisis de ansiedad o ataques de pánico

Tratamiento: Superar fobias

Aunque existen muchas diferencias en la vivencia de una fobia y entre las propias fobias, el tratamiento psicológico para las fobias suele ser muy eficaz. La técnica más utilizada a nivel terapéutico es la llamada desensibilización sistemática, en la cual el o la paciente se va exponiendo gradualmente a estímulos relacionados con el propio estímulo fóbico, de tal forma que primero empieza por estímulos que apenas le generan ansiedad. Una vez que la exposición a uno de esos estímulos ya no genera ningún tipo de ansiedad, se pasa a la exposición al estímulo siguiente.

Esta progresión termina con la exposición al estímulo fóbico o conjunto de estímulos fóbicos, hasta que no existe ansiedad ante la presencia de estos.

La desensibilización sistemática, aun siendo la técnica más utilizada en terapia, no es la única, ya que existen varias técnicas provenientes de diferentes escuelas psicológicas que también pueden ser muy eficaces.

¿Quieres conectar con tu psicólogo o psicóloga?

Quizás te interese...